Páginas

29 de diciembre de 2011

A todos...


Se acabó, y no sé si alegrarme o entristecerme. Otro año más vivido, otro menos por vivir. Este año, cómo todos, a traído momentos increíbles e inolvidables pero también momentos tristes. Y me quedo con los buenos, con todas las sonrisas, los abrazos, con toda la gente que ha llegado nueva en mi vida, y con los que se han ido también, me quedo con los recuerdos, los regalos, las sorpresas, las fiestas, las tardes de sol, los días de vacaciones, los fines de semana, los viajes, las nuevas experiencias, los sueños, las alegrías, las tonterías, las cosas que he aprendido, los miedos que he dejado atrás, las cosas que me creí imposibles de hacer, las cosas que nunca hice o dije, con lo nuevo y con lo viejo, me quedo con todo eso... Y tengo que dar las gracias, por supuesto, a la gente que a compartido conmigo todo eso, gracias a toda la gente que me ha enseñado cosas nuevas y me ha hecho sentir bien, y a los que me hayan hecho sentir mal, también gracias. Gracias a las personas que han hecho posible este año... porque, no en su totalidad pero si en gran parte, ha sido un año genial. He crecido, y no solo por edad, he crecido por experiencias, y por metas y sueños. Creo que este año ha cambiado bastante mi vida, tal vez demasiado... Pero bueno, hay sorpresas buenas y noticias malas, y todas hay que afrontarlas y seguir adelante, y eso hago: preparada para un nuevo año y feliz por recibir este dos mil doce con los brazos abiertos. Doy las gracias al año que se va y solo pido una cosa para el que viene, que sea mejor. 
UN BESO.

27 de diciembre de 2011

- Eh... hola...
- Dios mío... hola... ¿has vuelto?
- No, todavía no me he ido, es que se me ha olvidado el billete.
- Ah, claro...
- Bueno, no me apetece despedirme otra vez así que, me voy.
- No... por favor.
- ¿Qué?
- No te vayas... no quiero que te vayas...
- Pero... ¿a qué viene esto ahora?
- Verás, sé que dije que me daba igual que te fueras, que me alegraba por ti... que ya no te quería y todo eso. Sé que estos meses me he comportado cómo si solo fueras una compañera de piso más... cómo si fueras igual que los otros tres, y de verdad que hasta yo mismo lo creía, lo nuestro no funcionó y ya no nos queríamos de esa forma... eso lo tenía claro, y tenía claro que solo eras una más del grupo y... nunca imaginé que te echaría tanto de menos...
- Pero... sigo sin entender lo que dices, sólo ha pasado un día desde que me fui al hotel, ni si quiera me he ido todavía a París. Ya tenéis nueva inquilina... ¿qué pasa?
- Lo sé, pero ayer a la noche antes de irme a dormir eché de menos ver tu vaso de leche sin terminar en el fregadero...
- Siempre me echabas la bronca por estropear leche todas las noches.
- Ya, ya, pero lo eché de menos... y esta mañana he echado de menos verte con carita de sueño y tu pijama rosita en el desayuno. Y al mediodía he ido inconscientemente a echarle comida a tu gato...
- Odias que te mande echarle comida a Leis...
- Pues he ido... y me he encontrado a la nueva inquilina medio en pelotas follando con el vecino, porque ahora esa es su habitación ¿sabes? Y ya no están todos tus posters de Los Beatles, ni esas fotos por todas las paredes... ni si quiera la nuestra del día que fuimos al parque de atracciones, que por cierto... tampoco está el peluche que ganaste aquel día, encima de la cama... echo de menos hasta el horrible peluche verde. Y hecho de menos que metas el dedo en el bote de nocilla... y... esa sonrisa inocente cada vez que me pides que vaya yo a hacer la compra cuando te toca a ti... Hoy te tocaba a ti, y no has ido... Y se han acabado los donuts, mañana a Ana le va a dar un ataque cuando no vea donuts para desayunar. La culpa será tuya...
- Pero... yo ya no vivo aquí...
- Lo siento, no puedo asumir que te vas, no quiero pensar que esta noche estarás en París... Antes he estado hablando con Ana y Ángel. Les he dicho que te echaba de menos... y sus palabras han sido: no dejes que se vaya, no cometas el error de perderla para siempre, porque te arrepentirás. ¿Sabes qué? He cometido demasiados errores en mi vida, creí que el mayor error de mi vida fue discutir con mis padres, irme de casa y venirme a la ciudad solo dejando todo atrás para trabajar, pero sé que no lo fue, porque aquí conseguí un gran trabajo, gano bastante dinero y lo más importante... te conocí a ti, y me enamoré, me hiciste cambiar... pasé de ser un capullo egocéntrico y egoísta a ser alguien mejor... y ahora no voy a cometer el error de dejarte ir, porque me arrepentiré, porque te quiero, y creo que eres la única persona que me he hecho sentir así.
- Yo... es que... joder, eres un imbécil. Solo tenías que habermelo dicho, si el primer día que comenté lo de París me hubieses dicho que no me fuera, me hubiese quedado contigo... pero ya es tarde... mi avión sale dentro de dos horas y ya hay alguien ocupando mi habitación y...
- No necesitarás esa habitación. Quiero que estés conmigo, nos compremos una casa si hace falta...
- ¿Y la beca de París?
- Pues nos vamos a París... pero no quiero perderte, no puedo perderte, te quiero.
- Que le den a la beca joder, odio el francés... Me quedo contigo, no quiero ir a París, te quiero a ti.

Y creerme, ninguno de los dos pudo controlar las lágrimas que corrían por sus mejillas, y los dos susurraron todas esas palabras para después fundirse en un suave, tímido y eterno beso, y creerme, yo lo vi... y ese beso  hizo temblar el piso, la calle, la ciudad... hizo temblar el mundo entero, incluso París, dónde unos estudiantes esperaban a su nueva becaría, que nunca llegó...

24 de diciembre de 2011

Felices fiestas.

- ¿Qué quieres por navidad?
- Bueno... supongo que es evidente.
- No seas ridícula, sé que te gustaría encontrártelo envuelto en papel de regalo debajo de tu árbol mañana por la mañana, pero sabes que eso es imposible.
- Claro que es imposible, pero es lo que quiero. Si que hay cosas imposibles, muchísimas. Pero lo mejor es pensar que no hay nada que no se pueda conseguir... e intentar conseguirlo y, puede que te decepciones, es más, lo más seguro es que te decepciones pero habrá valido la pena y podrás decir que lo intentaste.
- Pero si lo intentas y fracasas... ¿qué mérito tiene que lo hayas intentado?
- Que no te quedarás con las ganas de saber que podría haber pasado al intentarlo. Sabrás perfectamente si lo puedes o no conseguir.
- A veces sin intentarlo ya sé si puedo o no conseguirlo.
- Eso si que es imposible.

------------------------
FELIZ NAVIDAD A TODOS.
Por aquí viene Olentzero y estoy muuuuuy contenta con mis regalos. Espero que paséis todos unas felices fiestas, y que vuestros sueños se hagan realidad. 
Un beso.

21 de diciembre de 2011

Big fish.

Hay momentos en los que un hombre tiene que luchar, y hay momentos en los que debe aceptar que ha perdido su destino, que el barco a zarpado, que solo un iluso seguiría insistiendo. Lo cierto es que yo siempre fuí un iluso.


(Playa de Deba en una tarde oscura y fría de diciembre... la playa está triste en esas fechas pero sigue siendo maravillosa.)

18 de diciembre de 2011

- Lo mejor de todo esto es que todavía no ha empezado... y estamos preparados.
- ¿Qué quieres decir?
- Verás, los dos hemos tenido demasiadas historias de amor fracasadas, y ahora tenemos la oportunidad de crear una nueva, pero sin cometer los errores que se suelen cometer, por que dicen que de ellos se aprende.. ¿no?
- ¿Y cómo lo vamos a hacer?
- Para empezar, dejemos claro lo que queremos, para que luego no haya mal entendidos. Nada de compromisos horribles, de momento, para mi, eres solo mi nuevo novio. No voy a pensar en si algún día nos casaremos o tendremos hijos. Segundo, nada de mezclar trabajo, ni dinero ni ninguno de esos problemas. Luego, nada de convivencia hasta dentro de bastante tiempo, cada uno en su casita mejor. ¿Qué te parece?
- Me parece bien... Pero tampoco quiero mentiras, nada de ocultarnos cosas. 
- De acuerdo, ni celos... confianza absoluta.
- Genial, seremos la mejor pareja del mundo.
- No, eso tampoco. Seremos nosotros dos, juntos y felices... sin más.

12 de diciembre de 2011

Puedes conseguirlo, solo tienes que sonreír y luchar.

11 de diciembre de 2011

Y que tú no me quieras me mata por dentro.

- ¿En qué piensas?
- Pensaba en ti, siempre pienso en ti, ese es el problema.

9 de diciembre de 2011

- Si es que soy idiota, yo sabía muy bien que no me querías... lo sabía pero me daba igual. Joder, te quería y te quiero y por eso nunca me importó que me estuvieras utilizando para olvidarte de ella... intenté creerme que sentías lo mismo que yo, me engañé a mi misma...
- Lo siento... de verdad.
- No lo sientas, estaba preparada, esto tenía que pasar algún día. Se acabó aquí, ahora olvidemonos de todo lo que hemos vivido estos últimos meses, aunque a mi me costará mucho más que a ti... la verdad.
- De eso nada, no quiero olvidarme ni de estos meses, ni de ti... porque han sido increíbles. Y quiero que sepas que aunque tengas razón y al principio te estuviera utilizando para olvidarme de ella, al final si que he llegado a sentir lo mismo que tú. Porque eres increíble...
- ¿Entonces porque se acaba?
- Nadie ha dicho que se acabe... solo decía que la he visto, no voy a volver con ella. Ahora te quiero a ti.



6 de diciembre de 2011

Mírame a los ojos y dime que mi mirada no delata lo que siento, miénteme diciendo que mis ojos no gritan que te quiero, porque eso es lo que quiero creer, prefiero que sea así.

que no te quiero, que no te quiero, que no te quiero... mentira tras mentira.

2 de diciembre de 2011

¿Odio? ¿Amor?

- Hola... ¿has vuelto a suspender el examen? Oh, claro que sí... no sé ni para que pregunto...
- Lárgate de aquí, serás imbécil.
- Dios, eres repelente... ¿se puede saber porqué me odias tanto?
- Porque eres un arrogante, te crees que el mundo gira entorno a ti, y no te soporto... eres un insensible, un borde y un estúpido. Y encima te pasas el día cachondeándote de mi. Te odio... porque encima...
- ¿Qué? ¿Eh? Dime lista... ¿qué coño te he hecho? Eres tonta...
- Pues que encima te quiero y no te das cuenta... por eso te odio.. ¿vale?
- Vale... lo entiendo.
- Pues eso... que me voy, adiós.
- No, tú no te vas.
- ¿Porqué?
- Ahora me toca a mi... te odio porque no te callas ni de bajo del agua, porque vas de víctima, porque te encanta criticar y te crees que sabes ocultar lo que sientes pero no puedes, se te nota, te odio por todo eso pero sobre todo porque tienes una sonrisa que hipnotiza y a veces con tu mirada haces que se me olvide que eres insoportable.
- Esto es ridículo...
- ¿Y?
- Lo odio...
- Sí, yo también.

29 de noviembre de 2011

Feliz...

...como cuando te levantas la mañana de navidad y vas corriendo a despertar a tu hermano pequeño para abrir juntos los regalos, como cuando terminas de ver una película o de leer un libro que te encantan, como cuando hace mucho frío y te metes en la cama calentita. Como cuando en verano sientes los dedos del pie en la arena y las olas golpeándote suave, como cuando vas de fiesta y has bebido unas comas de más y bailas como loca, como cuando ese chico especial te sonríe, como cuando apruebas un examen después de haber estudiado mucho, como cuando encuentras tu talla exacta de la camiseta que estabas buscando en aquella tienda, como cuando te quitas los zapatos después de haber andando muchísimo. Como llegar a casa y que haya tu comida favorita para comer, o como cuando ves a alguien que llevabas mucho tiempo sin ver. Como cuando te abraza fuerte alguien que quieres mucho, como cuando ves fotos de buenos momentos y recuerdas cosas increíbles. 
Feliz, como todas aquellas veces que has sentido que nada podría joderte el día.

27 de noviembre de 2011

Sigue adelante.

Y cada vez que te des la vuelta mientras caminas el pasado estará ahí, te sonreirá y tendrás ganas de darte la vuelta y volver a aquellos buenos momentos, pero no puedes, y no debes hacerlo tienes que mirar al oscuro camino que viene delante y esperar que al final de toda aquella oscuridad y tristeza venga un sol más grande que el de ayer, que habrá gente que curará las heridas que te hagas en aquel camino oscuro y triste y que podrás volver a ser feliz como en el pasado pero sin mirar atrás... 



24 de noviembre de 2011

Y ahora que ya no hay nada mejor que hacer... 

¿soñamos?


17 de noviembre de 2011

Por todas las palabras dulces que salieron de tu boca.


Por cierto, hay unas cuantas cosas que siempre quise decirte y nunca me atreví... ahora que esto se acaba pues... ¿sabes qué?  Odio la manía que tienes de acariciar y oler mi pelo por la mañana, y odio el escalofrío que me recorre todo el cuerpo cuando lo haces. Eres insoportablemente divertido e inteligente. No soporto tu mirada porque me hace volverme loca, ni la sonrisa que pones cada vez que me ves. Y tus caricias y besos son los más odiosamente perfectos del mundo, y... lo que más odio es pensar que se acaban todas esas cosas y que posiblemente se las harás a otra, aunque no creo que nadie pueda llegar a odiarlas tanto como yo.

14 de noviembre de 2011

Quiero volver a verte.

Adiós, pero no para siempre, de hecho ojalá nos volvamos a ver. Ojalá dentro de unos cuantos de años nos encontremos en un café de alguna ciudad cercana... entonces me preguntarás qué tal y podré decir con orgullo y una sonrisa en la cara que estoy genial, que conocí a alguien de verdad especial y que te olvidé completamente... podré decirte que no causaste tanto en mi como esperabas y que no me volví loca sin ti... Ojalá tú no puedas decir lo mismo... y me mires con melancolía y deseo, pero entonces será tarde. Ojalá nos volvamos a ver...

11 de noviembre de 2011

relax.

Durante esta noche haré que no me importen los siete exámenes de la semana que viene, intentaré relajarme y no pensar en todo el dinero que me gastaré mañana de compras, esta noche olvidaré los pájaros que tengo en la cabeza y todos los cacaos mentales que me creo yo solita, esta noche pasaré de esas historias imposibles que no me dejan pensar en otra cosa, no miraré mi mochila llena de libros, ni la habitación revuelta, ni esperare ese sonidito desde mi ordenador que indique que alguien interesante me ha empezado a hablar... no, esta noche voy a descansar, soñar y olvidar. No tengo ganas de nada más, ahora mismo no, mañana ya pensaré en todo lo que me espera.

8 de noviembre de 2011

Mamá, déjame que te explique.

- Verás... Todo empezó cuando me pidió que le mirara acariciándome la barbilla con su mano, una mano grande, suave y caliente. Le miré, me sonrió y me beso en la mejilla comiéndose mis lágrimas. Me susurró que eran saladas, y me hizo reír. Me entró rabia por tanta tontería y tanto romanticismo para nada, porque al final aquello era una despedida, y por muchas cosas bonitas que me dijera no podía quitarme de la cabeza que se iba lejos y la distancia nunca fue una solución... lo habíamos hablado, y habíamos decidido que no podríamos hacer nada, en cuanto se subiese a ese avión rumbo a la otra punta del mundo lo nuestro se acabaría. Vente conmigo, me dijo, pero yo no podía irme hasta allí, mi vida estaba aquí... aunque él era parte de ella, gran parte. Me besó y me dijo que me quería, que yo le había enseñado lo que era querer a alguien de verdad. Le miré, y sentí sus ojos brillantes clavados en mi entonces me di cuenta de que no podría vivir sin él, no quería más tonterías y lágrimas de despedida así que... entonces de mi boca salieron las palabras 'me voy contigo' exactamente al mismo tiempo que él dijo, 'me quedo contigo', casi ni se pudo entender... Nos reímos y cuando sonó el último aviso para los pasajeros de su avión me dijo: '¿Siempre habías querido ir a París verdad?' 'Sí... tiene que ser precioso.' Le contesté con sorpresa.. Y su sonrisa aumentó, exageradamente cuando dijo: 'Perfecto, sale en media hora, tengo bastante dinero así que vamos a comprar unos billetes.' Le contesté que no tenía ropa... y insistió diciendo: '¿Llevas tus tarjetas y algo de dinero no?' Asentí con la cabeza y sonreí. Me beso y dijo: 'Pues ya está, no necesitamos nada más. Vamos a cometer esta locura juntos, a mi me esperan en Australia para firmar un contrato importante, a ti mañana en la facultad para presentar el proyecto. Pero no vamos a aparecer ninguno de los dos, y si alguien pregunta diremos que estamos siendo felices, sin más.' No me lo podía creer, pero entonces fui la chica más feliz del mundo. Solo compramos un billete de ida, y me monté en aquel avión hacía París sin saber el tiempo que iba a estar allí, o como nos las íbamos a apañar, ni donde iba a dormir, ni que iba a comer... lo único que sabía era que iba a vivir momentos increíbles y que nunca había querido tanto a nadie. Así que por eso, mamá, llevo dos días sin contestar el teléfono y no he aparecido por la facultad, y solo te he llamado para que sepas que estoy bien, estoy mejor que bien.
- Que seas muy feliz hija, disfruta en París...
- Mamá...
- ¿Qué?
- ¿No estás enfadada?
- ¿Porqué iba a estarlo? Ojalá todo el mundo hiciese lo mismo que vosotros y escapase de la rutina de vez en cuando. Es genial.
- Te quiero.
- Y yo hija.

3 de noviembre de 2011

Lo que pasa por mi cabeza durante un largo silencio...

Silencio, odio los silencios incómodos.
Nunca sé a donde mirar ni que decir y menos si él está delante...
tengo la tentación de mirarle a él, y olvidarme de los demás... 
aunque en ese caso, también tengo la tentación de ir y darle un beso...
pero hablo de un beso de verdad, dejarle sin aliento y que todos nos miren sorprendidos...
tengo demasiadas tentaciones cuando está cerca...
también me gustaría agarrarle de la mano y tirar de él... 
correr...
¿a dónde? da igual, no importa...
me iría con él y punto...
Pero aquí estamos, todos, con todos me refiero a nuestros amigos...
somos siete colegas totalmente diferentes que se juntan a hacer gilipolleces, cuatro chicas y tres chicos...
dos de ellos son pareja... chica y chico. 
Después hay otros dos, chica y chico también, que acabarán juntos, están hechos el uno para el otro pero no se dan cuenta y se engañan a si mismos creando historias de amor absurdas con desconocidos de una noche.
Luego está la que queda con nosotros solo cuando se aburre, mejor dicho cuando no tiene un tío metido en su cama. 
Y luego estamos él y yo... estoy enamorada de él, pero no sé como decírselo...
todos los saben, todos menos él. 
Por esto odio el silencio, porque no puedo dejar de pensar, y pensar, y pensar.
Y escribir en este cuaderno que siempre conmigo y nunca enseño a nadie... 
No sé porqué hemos quedado, cada uno está a su bola... todos tenemos cosas en que pensar. Supongo.
Más silencio. Lo odio...
- Se acabó, no soporto este silencio.
Todos me miran y sonríen. Y él... entonces me doy cuenta de que es ahora o nunca, no sé porque... 
llevamos tres años siendo grandes amigos, los siete, y les miro a todos y veo que llevo demasiado tiempo ocultando lo que siento. Le miro y lo suelto.
- Os quiero, os quiero muchísimo a todos, sois los mejores amigos que podría tener. Pero a ti no te quiero de ese modo... y estoy harta de ocultarlo, de aguantarme las ganas de besarte cada vez que estamos juntos y de tener que hacer como si nada. 
Cojo mis cosas y me voy...
quiero que venga detrás mío, pero no creo que lo haga...
tampoco sé que le diría en ese caso.
He visto las sonrisas de los demás cuando lo he soltado. Como si llevasen esperando todo este tiempo para que hiciese algo así...
puede que por eso formaban esos silencios...
- Yo también.
Miro para atrás, ahí está...
se acerca...
al final no ha hecho falta que diga nada...
me ha besado, se acabó, ahora sé lo que es de verdad estar flotando.
Y sé que los silencios me obligan a hacer cosas que cambian mi vida...

---------------------

Hoy ha tocado cambio, me refiero al look de mi blog.. y para inaugurarlo he escrito esta tontería de texto, he ido escribiendo todo lo que se ha pasado por mi cabeza en el momento, así sin más.

30 de octubre de 2011

Todo lo que podemos conseguir con un beso.

- Imagínate que con un beso improvisado de los nuestros hacemos que el mundo cambie.
- ¿Cómo?
- Imagínate que hacemos que todo ser de este planeta tenga motivos para sonreír. Imagínate que por nuestro beso el dinero del mundo se reparta dejando a todas las familias la misma cantidad, eso sería igualdad. Imagínate que se acaban las guerras y la violencia y que cada persona tenga exactamente lo que se merece. Imagínate cerdos con alas y ranas con pelo para que todo lo que alguna vez hemos considerado imposible se haga realidad... y que los príncipes de las películas salgan a la calle a buscar a sus princesas. Imagínate que conseguimos que las historias más bonitas se puedan cumplir y que todo el mundo tenga derecho a realizar sus sueños. Imagínate que si nos besamos ahora hacemos que la Tierra sea de verdad un planeta maravilloso en el que vivir y que el sol y la luna sonrían estando orgullosos de lo que han conseguido. Imagina... sería fantástico ¿verdad?
- ¿Y crees que un beso nuestro puede hacer todo eso?
- Bueno... nuestros besos han cambiado mi vida totalmente, ¿porqué no iban a cambiar el mundo entero?
- Me encanta que seas tan inocente y cursi.
- Lo sé...


Y entonces nos fundimos en un beso tan intenso que si que cambió el mundo... o eso me pareció a mi.

21 de octubre de 2011

- ¿Porqué haces eso?
- ¿El qué?
- Traicionarte a ti misma...
- Yo no hago eso.
- Sí lo haces, ocultas tus verdaderos sentimientos y no dices lo que verdaderamente piensas... utilizas barreras de fuerza y odio y regalas sonrisas falsas.
- Eso no es verdad...
- Sé sincera, por una vez, hazme ese favor. Contéstame con sinceridad y franqueza. Sí o no.
- Está bien....
- ¿Le quieres?
- Sí...
- Eres estúpida y una mentirosa.
- Lo sé... 

20 de octubre de 2011

Para el resto de mi vida..

Quiero que sepas que me cabrearé contigo muchas veces, que por la mañana me levanto de muy mal humor y es posible que no tenga paciencia contigo, quiero que sepas que no me gusta que me mientan y soy demasiado sensible... quiero que sepas que aguantarme puede ser difícil y que me gusta dictar mis propias reglas... Pero quiero que me hagas enfadar, que te saltes esas reglas y que me hagas perder la paciencia... para después acercarte a mi y susurrarme al oído que me quieres y que me pongo guapísima cuando chillo. Quiero que sepas todo esto porque quiero pasar el resto de mi vida contigo y esto es importante, te quiero.

12 de octubre de 2011

brother.

- Laura, cuéntame tus 17 años de vida.
- No son 17, solo tengo 16.
- Ya... pero estuviste casi un año en la tripa.
- Sí... 9 meses.
- Pues eso... cuéntame tú vida, pero en plan monólogo.
- Puedo hacerlo en una palabra.
- Bueno... pues venga.
- Impredecible... 
- ...
- Te toca.
- ¿Mi vida? ¿En una palabra?
- Sí... o en una frase.
- Divertida.
- Pero no siempre...
- Sí... siempre... todos los momentos tienen un pin.
- ¿?
- Tío, un pin... un punto positivo.
- Ah...


(es una conversación que tuve con mi hermano el otro día... estaba sentada en el ordenador, entró en mi habitación se sentó en la cama y me pidió que le contara mi vida, me pareció una conversación interesante así que la escribí y la guardé. Mi hermano tiene 13 años, solo 3 menos que yo, no entiendo porque le dio por preguntarme eso.. pero enfin, ahí lo dejo.)

9 de octubre de 2011

Disfrutemos de la vida...
pero hagámoslo bien,
hagámoslo juntos.


lunasdeseptiembre que hipnotizan.

6 de octubre de 2011

time.


tiempo que pasa, tiempo que vuela, tiempo que se escapa... tiempo que pierdes.. para siempre.

3 de octubre de 2011

- ¿Qué buscas?

- Supongo que lo que estamos buscando todos... ¿no?
- Ah... ¿y qué se supone que buscamos todos?
- No lo sé, lo llaman felicidad.
- ¿No sabes lo que es la felicidad?
- No.. no lo sé.
- Pues verás felicidad es levantarte por la mañana con ganas de comerte el mundo, es llevar siempre una estúpida sonrisa en la cara y sentirte con fuerzas de conseguir todo lo que te propongas. Felicidad es saber que puedes llegar a serlo más todavía... y tener ganas de luchar para lograrlo. Porque siempre se puede estar mejor, siempre se puede tener más pero para eso estamos aquí, para aprender e ir creciendo mientras conseguimos que nuestra felicidad también vaya en aumento.
- Increíble... En ese caso creo que soy feliz desde hace mucho tiempo... desde hace unos ocho o nueve años.
- Oh... ¿y eso? ¿qué pasó hace ocho o nueve años?
- Me apunté a un cursillo de verano y te conocí.

26 de septiembre de 2011

Es curioso, de repente ha dejado de importarme. Ahora he guardado las cosas malas en un cajón al fondo de mi mente y he empezado a abrir baúles de sueños, recuerdos y metas. Es como si algo se hubiese activado en mi y me siento más fuerte, para llegar a ser mejor. Cambiar lo malo por lo bueno, ser una nueva yo, optimista y decidida. Sin miedo al que dirán, o a lo que los demás pueden llegar a pensar sobre mi. Incluso creo que por una vez en toda mi vida me siento de veras preparada y con ganas de seguir hacía delante, luchar por lo que quiero y más importante aún, conseguirlo. Paso de amores imposibles y de tonterías que me obsesionan mientras me quedo de brazos cruzados. Ya no, ni una cosa ni la otra. Paso. Porque no dependo de nadie para ser feliz, tengo todo o casi todo lo que necesito, y lo que no tengo lo conseguiré, porque me lo he propuesto y punto. Porque quiero, y eso es lo único que me hace falta para seguir... que si me caigo me levantaré y si se ríen de mi me reiré con ellos, que si las cosas van mal haré que vayan bien y si el tiempo vuela y no me da tiempo yo le mandaré frenar y aprovecharé cada día, cada hora, cada minuto, cada bendito segundo. Lo juro.

23 de septiembre de 2011

derrumbarse.

Está cansado, cansado de todo. Abre la ventana y se asoma para respirar el primer rayo de sol de la madrugada. Son solo las cinco menos diez, increíble. Solo hace veinte minutos que ha llegado a casa y todavía se siente borracho y colocado. La cabeza le da vueltas y siente que los brazos y las piernas le pesan más de la cuenta, maldito agotamiento. Saca del bolsillo derecho su paquete de tabaco y se fuma mirando por la ventana el último cigarro que queda, suspira y se siente completamente estúpido. No entiende como él, precisamente él, ha podido llegar a esa situación. Él, uno de los tíos más duros y arrogantes que te puedes cruzar. Él, un chico valiente y sin escrúpulos. Él, que parecía tenerle alergia al amor. Él, que nunca demostró tener sentimientos. Él, que se mantenía ajeno al sistema y que cumplía sus propias leyes. Él, había caído en la trampa como todo el mundo... y no pudo evitarlo. Se había enamorado y le habían roto el corazón. Y ahora estaba ahí, ahogando sus penas en alcohol y tabaco mientras intentaba sacarse a esa mujer de la cabeza. Se desnuda tranquila mientras lanza el cigarro ya consumido por la ventana, después se mete en la cama y se derrumba como nunca antes lo había hecho, ni si quiera cuando su hermano mayor se fue de casa sin volver a dar señales de vida, ni si quiera cuando su mejor amigo tuvo aquel accidente, ni si quiera cuando sus padres le mandaron a aquel maldito internado a los 13 años... nunca en toda su vida se había derrumbado de esa forma, nunca en toda su vida se había sentido tan insignificante, nunca jamás había llorado así pero lo hizo, lloró hasta que consiguió dormirse...

6 de septiembre de 2011

- Prométeme que será fácil.
- ¿Fácil? Los milagros no existen pequeña. No será fácil... ni mucho menos.
- ¿Y qué vamos a hacer?
- Ser felices, eso es lo que vamos a hacer. Será difícil pero lo conseguiremos eso si que te lo prometo, porque nunca permitiré que esto se acabe. ¿Vale? - Dejo de llorar, él siempre consigue hacerme sonreír. Le beso y me lo devuelve. Y nos perdemos en ese beso que dura para siempre.

2 de septiembre de 2011


Mírame bien y dime si de verdad crees que me importas tanto como para llorar por ti, mira mi sonrisa y dime si crees que serás capaz de romperla, mira la felicidad que demuestra mi mirada y dime si crees que serás capaz de destruirme por dentro. Mírame... ¿de verdad crees que un niñato como tú acabará con una chica fuerte como yo? 
Si de verdad lo crees quítate esa idea de la cabeza, porque no permitiré que me pisotés y que me hagas daño, tengo experiencia con cabrones como tú, mi corazón a creado una capa ultraprotectora hacía ese tipo de sufrimiento. Lo siento pero si venías con intención de joder te va a salir mal, conmigo no funciona. Soy inmune al amor.

23 de agosto de 2011

Eres grande solo por intentar algo que sabes que será casi imposible de conseguir.


9 de agosto de 2011

Forget.

Se relaja, cierra los ojos y deja correr su imaginación. Su mente vuela a lugares preciosos, vuela a diferentes sitios del mundo en los que ha estado y en los que no. No hay nadie allí, solo las ojas de los árboles mecerse poco a poco, a las moscas revolotear y al gato arañar uno de sus juguetes. Está sentada en una silla cómoda de jardín, a la sombra de un manzano con el ordenador sobre una mesa de cristal. Adora sentarse en el jardín y ponerse a escribir lo que siente, lo que piensa, lo que se le ocurre. Y de repente sin avisar el tiempo retrocede y los recuerdos se convierten en su única realidad, entonces vuelve a estar en aquel lugar, junto a él aquel día de finales de invierno, aquel día en el que descubrió que sus sentimientos estaban cambiando hacía él, recuerda y sonríe, le gusta pensar en aquel día, le gusta recordar aquellos tiempos, cada minuto, y los días van pasando en su cabeza como en una película, una película de recuerdos. Una película de estos últimos meses... Y ¡pum! Una manzana golpea el suelo a pocos centímetros de su silla, y los sonidos de las moscas, los pájaros, el gato, los árboles, los niños que juegan lejos... todo empieza a ser más fuerte y aterriza de golpe y sin frenos en la verdadera y única realidad. La de estar aquí sentada escribiendo, la estar lejos, muy lejos de aquellos tiempos y de él. Abrió bien los ojos y se fue a jugar con el gato, es mejor no pensar demasiado, es mejor no atascarse en los recuerdos... es mejor pasar página y seguir adelante, olvidar.

2 de agosto de 2011

Si el mundo fuera perfecto no tendríamos nada que hacer aquí.

No sé donde la leí, pero me encantó. Es una frase increíble. 

24 de julio de 2011

No dejaré que me controles.

Ahora lo ves ahí, delante tuyo totalmente indiferente y tú te consumes como el cigarrillo que se está fumando, cada calada que da es como un golpe en la tripa para ti y duele. Está amaneciendo ya, y ves como el sol se asoma con miedo, con miedo de calentar demasiado y que el mundo se derrita tal vez, o a lo mejor son solo imaginaciones, a lo mejor quieres creer que hasta el sol tiene también miedo de hacer daño a los demás, como tú. Pero el que hace daño es él, con cada calada, con cada mirada, con ese silencio incómodo, con todas las palabras que se guarda... y tú ya no sabes que más decir, ya no sabes como coño explicarle que estás harta de él, ya no sabes como decirle que no aguantas haberte convertido en su puta esclava. Y de repente sonríe, como si le importaras una mierda, y todas las palabras que acabas de soltar te parecen las palabras más inofensivas y ridículas que has dicho en tu vida, deseas haber sido mucho más cruel, haberle hecho daño. Porque le querías, antes sí, y poco a poco ese sentimiento se había ido apagando igual que te habías ido convirtiendo en una desgraciada que solo vivía la vida que él te dejaba vivir. Entonces tira su cigarro ya casi consumido del todo, lo pisa con la punta de sus zapatillas negras que tú le regalaste y te sientes como si te hubiese pisado a ti, pero el vuelve a sonreír y una lágrima se asoma en tus ojos, no vas a llorar, no, ese mamón te ha hecho ya demasiado daño no puedes dejar que se salga con la suya así que te levantas le escupes en la cara y te vas, echas a correr deseando encontrarte con alguien conocido que te abrace y  te diga que has hecho lo correcto, porque sabes que has hecho lo correcto pero necesitas que alguien te lo diga. Él no se mueve, sonríe y se limpia la cara, sin más. Maldito arrogante hijo de puta, no me volverás a hacer llorar, ya no.

12 de julio de 2011

Decisiones.

Empecé a andar hacía él, totalmente decidida a decirle todo lo que pensaba, a decirle todo lo que sentía, decidida a desahogarme sin más. Cada vez le veía más cerca pero él no me había visto aún, no se había dado cuenta de que me dirigía hacía él, mientras seguía caminando pensé en todas las formas posibles de decírselo, pensé en todas las respuestas que podría recibir pero me daba igual, estaba decidida, lo había estado pensando durante mucho tiempo, había llegado el momento de hacerle frente a todo y de olvidarme de las tonterías. Cada vez estaba más cerca, quedaba poco para llegar a donde él, me sentaría a su lado y le diría: te quiero. Sin más, estaba claro, la decisión estaba tomada y nada me haría cambiar de opinión. Me había visto ya, quedaban solo unos 3 metros para llegar a su lado, me sonrió... ya estoy, ya llego... Sonreí, saludé y seguí hacía delante. Hasta el final de la calle, después volví a mirar para atrás y le vi allí sentado todavía. Sí, puede que lo tuviera demasiado claro pero a veces las cosas no salen como una espera, a veces lo mejor es seguir al corazón en el momento justo.

10 de julio de 2011

Abbie Hoffman.

Éramos jóvenes, éramos arrogantes, éramos ridículos, éramos excesivos, éramos imprudentes, pero teníamos razón.

8 de julio de 2011

Una historia corta de amor en verano.

Sonó el despertador lo apagó deprisa y se levantó de un salto, levantó la persiana, abrió la ventana y sonrió al ver que el sol de la mañana le golpeaba la cara. Encendió el ordenador y puso la música a tope, se fue a la cocina y preparó café calentito y tostadas con mermelada de frambuesa. Mientras desayunaba cantaba como loca su canción preferida que sonaba desde su habitación. Después echó a correr hacía el salón, por el camino se golpeó con una puerta y llegó al teléfono cojeando, feliz, cogió el teléfono y le llamó. Esperó... piii, piii, piii, tres tonos, piii, piii, piii, siguió esperando pero nunca contestó. De repente su felicidad se agotó, su sonrisa se apagó. Apagó la música y volvió a asomarse por la ventana y mientras admiraba el sol y intentaba pensar en otra cosa sonó el teléfono, corrió, esta vez hábil, rápida sin chocarse con nada y al llegar al descolgar su felicidad volvió a ser infinita, recuperó su sonrisa de oreja a oreja, era él, se disculpó por no contesta, estaba en la ducha cuando ella llamó... no necesitaba disculpa, le había llamado y con eso ella era feliz, completamente. Estuvieron hablando hasta la hora de comer y quedaron en verse esa misma tarde, posiblemente irían juntos a la playa, tenían que hablar... habían sido amigos durante mucho tiempo pero la noche anterior se habían dado un beso que no era muy de amigos. ¿Qué pasaría entre ellos? Estaba claro... el verano trae amor... de eso no cabe duda.  Porque en verano hay demasiado tiempo libre y puede pasar cualquier cosa.

5 de julio de 2011

- Hola.
- Hola...
- ¿Podemos hablar?
- No es el momento, no quiero hablar contigo... déjame sola por favor.
- Eh... no, déjame por lo menos decirte lo que he venido a decirte.
- Esta bien... ¿qué querías decirme?
- Verás yo siempre he sido de los tíos que no tienen miedo a nada ¿sabes? Cuando era pequeño mi padre me enseñó que si quieres algo tienes que perseguirlo, y llevo haciendo eso toda mi vida, nadie me creía capaz de ganar aquella carrera pero la gané porque me estuve entrenando día y noche. Yo fui el primero de mi generación en tirarme por el puente al lago, joder, nunca he necesitado el empujón de nadie y, sobre todo, nunca he necesitado consejos, no he seguido normas ni leyes, siempre he ido a mi aire y nunca he necesitado nada más que mi puta cabezonería y mi valentía. Hasta que llegaste tú... tú lo has cambiado todo.
- ¿A donde quieres llegar?
- Que ahora tengo miedo, mucho miedo. He necesitado 2 años para ser capaz de decirte esto, llevo 2 días decidiendo como te lo iba a decir, ahora te necesito a ti y... joder, nunca creí que esto sería tan difícil eh. Le he tenido que pedir consejo a mi padre... ¿sabes lo que eso significa? Tengo 27 años y es la primera vez en toda mi vida que le pido consejo a mi padre, y encima sobre el amor... increíble. 
- ¿Quieres decirlo ya?
- Sí, perdón... yo... te quiero.
- Genial, y ahora bésame anda.

30 de junio de 2011

.

- No quiero que me digas cada dos por tres que soy preciosa, no, lo que quiero es que hagas que me sienta preciosa. No necesito que me llames cada vez que estemos separados o lejos, solo pido que cuando estemos juntos el tiempo se pare... tampoco pido que me digas que me quieres todos los días solo pido que me lo demuestres, quiero que me demuestres que para ti soy especial y que no te importa lo que los demás piensen. No quiero que me preguntes a donde me apetece ir cada día, lo que quiero es que me cojas de la mano y que me lleves al sitio donde quiero estar, cualquiera mientras sea contigo. ¿Lo entiendes? Tampoco es tan difícil joder, te quiero, estoy enamorada de ti solo tienes que demostrarme que tú también lo estás de mi y que nuestra felicidad sea evidente.


- ¿Sabes? El problema es que no entiendo esto, yo nunca había estado tan enamorado de una chica, nunca había conocido a nadie como tú, eres tremendamente especial y no puedo evitar quererte tanto... me asusta ese sentimiento y por eso me escondo con gilipolleces. Lo siento de verdad, no estoy acostumbrado a necesitar a alguien, a estar con una chica de esta forma, a... bueno... supongo que no estoy acostumbrado al amor.



27 de junio de 2011

Summertime.

¡dioooooooosmío que maravilla! 

El verano ya está aquí, el calorcito se nota, hoy he estado en la playa y los exámenes están requeteacabados. Es fantástico de verdad. 

Como me encanta eso de hacer listas hoy va una con los propósitos de este verano:

- Ponerme morenita, morenita, tomar el sol pero NO quemarme... eso ni de coña.
- Sacar millones de fotos, para hacer álbumes en el ordenador y en el tuenti.
- Conocer gente nueva y disfrutar con los amigos de toda la vida.
- Buscarme otro chico con el que obsesionarme.
- Ir a todas las fiestas posibles y disfrutar a tope.
- Superar mi número de libros leídos el verano pasado, fueron 4 así que este verano más.
- Empezar a escribir otra historia.
- Mantenerme en el peso que estoy ahora y a poder ser bajarlo un poquito más, pero no subir... 
- Comprarme ropa preciosa en las rebajas y a poder ser alguna sandalia.
- Pasar una noche bajo las estrellas, en el río del pueblo de mi padre, en la playa o bien en un jardín de por aquí. 
- Inspirarme un poco más en cuanto a la escritura y demás.
- Entender más cosas de esta vida y visitar paisajes que me hagan pensar.
- Poder decir cuando comience el curso que este a sido sin duda, UN GRAN VERANO.

24 de junio de 2011

Recuerdos.

Abrió aquella caja, la caja en la que había estado guardando todas sus pertenencias más valiosas, todas esas tonterías que le recordaban a algo o a alguien importante en su vida. Respiró hondo y sonrió, aquella caja le traía tantos recuerdos, le trasladaba a cada momento feliz, a cada sitio visitado, le trasladaba al lado de cada persona que había dejado atrás, a cada persona conocida... 
Sacó de aquella caja un cuaderno de notas, lleno de frases ridículas y textos de amor escritos por vete tú a saber que chico, con fotos absurdas que nunca podrá olvidar. Después sacó una flor seca de aquel parqué que visitó con sus padres y su hermano años atrás, recordó el olor de aquel parque y el sonido de aquellos pájaros. Entre otra infinidad de cosas y recuerdos encontró un llavero que le trajo una amiga de Paris, un montón de cartas que le mandó otra amiga desde el pueblo, entradas de cine, fotos, libretas, postales de navidad, pulseras que alguien le regaló con todo el cariño del mundo... 
Estuvo allí un rato recordando todas las cosas que había hecho o dicho y todas las cosas que nunca hizo o dijo, recordó las gilipolleces más grandes que pudo haber cometido, recordó todas las veces que había dicho 'para siempre' con tantas personas que ahora ya no formaban parte de su vida, recordó todo lo que pudo recordar y intento recordar todo lo que había olvidado, abrió una agenda de números de teléfonos que encontró en la caja e intentó pensar en un momento que había vivido con cada persona que aparecía en ella. Había pasado mucho tiempo, había aprendido muchas cosas y su vida había cambiado demasiado pero los recuerdos nunca se van, los recuerdos siempre se quedan ahí contigo y ella los guardaba todos en una caja de madera vieja.

21 de junio de 2011

Tú y todo eso que causas en mi...

Esa felicidad incontrolable cuando te acercas a mi, cuando me sonríes... esas cosquillas en el estómago cuando me hablas, esa sensación de que puedes oír mis latidos de lo rápido y fuertes que van cuando te veo. Esa sonrisa que me sale solo de pensar en ti, esas ganas de abrazarte y besarte, esos sueños despierta en los que estas aquí conmigo, esas ganas de escaparme contigo al fin del mundo, esas ganas de tenerte cerca cada segundo. Todo lo que he sentido y todo lo que he dejado de sentir gracias a ti, esa fuerza que me gustaría tener para decirte lo que siento, ese tiempo perdido viendo tus fotos, esas palabras que nunca te dije, escuchar esas canciones que me recuerdan a ti, esas miradas, todo...

14 de junio de 2011

Ya huele a verano...

Ya huele a verano, el sol ya pinta de amarillo y naranja todas las calles hasta las 9 de la noche, ya hay niños jugando con globos de agua cerca de todas las fuentes del pueblo. Sí, ya hay jóvenes y ancianos que vienen de la playa con una sonrisa en la cara. Ya hay gente que ha terminado con sus exámenes y disfruta de la tranquilidad y el tiempo libre. Ya se puede respirar alegría y calor, las nubes se han ido y el cielo está azul, completamente azul y los días claros, completamente claros. Grupos de personas o parejas que van a pasear, sin tener el cuenta el tiempo porque en verano nadie tiene en cuenta el tiempo, se siente pasar tranquilo y ya está. Ya huele a verano, y mi corazón esta más contento, feliz... 
Sí, adoro el verano, y se nota. El buen tiempo me trae buenos recuerdos y muchas ganas de seguir adelante. Siempre he creído que el verano es la mejor época del año para hacer realidad nuestros sueños y es cuando más fuerza tengo para luchar por ellos, bueno y cuando más tiempo supongo. Me encanta despertarme por la mañana y poder ver el sol dándome los buenos días desde la ventana. Me encanta pasar la mañana en el ordenador, o leyendo, o sin hacer nada. También me gusta muchísimo ir a la playa con mis amigas, tomar helados de vainilla o yogur y ponerme gafas de sol... 


(2 de las mejores fotos del verano pasado)

12 de junio de 2011

Solo necesitaba un poco más de tiempo, solo un poco más para poder disfrutar de su sonrisa, para poder mirarle a os ojos y descubrir si de verdad podría haber pasado algo, un poco más de tiempo para recordar todo lo que nunca le dijo. Pero no lo tenía, no tenía ese tiempo... dicen que nunca es tarde pero si que lo era, el tiempo pasa y ella lo había dejado pasar, sin más, sin chillarle para que se detuviese. La vida había hecho con ella lo que le había dado la gana y ahora estaba asomada en el balcón, observando a toda la gente que pasaba, odiando a cada persona que rebosaba felicidad por no poder estar ella igual de contenta, envidiaba a todos los niños que jugaban en el parque, sentía cada rayo de sol y solo oía a la gente, las risas de los demás, las conversaciones de todas esos padres y madres que charlaban vigilando de reojo a sus hijos, oía el ruido de los coches pasar y alguna moto lejana. La brisa traía recuerdos que creía olvidados, sueños que dio hace mucho por perdidos y deseos que nunca se atrevió a pedir. No hay más, cerró los ojos y descubrió que todavía podía disfrutar de su sonrisa, de sus ojos... le veía en su cabeza tan real, hubiese sido capaz hasta de gritar que el quería pero la gente pensaría que estaba loca, completamente. Nadie la entendería, nadie la entiende solo es una joven enamorada, una joven que calla y que no sabe luchar.

9 de junio de 2011

be happy...

Ser feliz consiste en tener claro que nada es demasiado importante, así que a lo mejor hay que dejar que el tiempo pase, disfrutar y luchar por lo que se quiere, sin más. Porque mientras el tiempo pasa las cosas van cambiando y el futuro se va montado poco a poco, el futuro solo es lo que falta por llegar, no hay que tener tanto miedo por cometer errores, todo el mundo los cometes, es necesario hacerlo... ¿verdad? Como alguien dijo alguna vez:
No se tome la vida demasiado en serio; nunca saldrá usted vivo de ella.

3 de junio de 2011

- Necesito sacármelo de la cabeza.
- ¿Sacártelo de la cabeza? 
- Estoy todo el día pensando en él, y no quiero seguir así...
- Pero él no está en tu cabeza, él está en tu corazón. 

31 de mayo de 2011

Miedo a crecer...

Le acojonaba la idea de tener que decidir su futuro, no quería crecer. Le gustaba ser joven y vivir la vida... cometer locuras y saltarse las reglas por que sí. No quería convertirse en otro trabajador amargado de esta puta sociedad, de esos que no disfrutan a tope cada momento como hacía él. 
Se acababa lo de fumarse un cigarrillo a escondidas en el balcón de su casa, se acabó lo de llegar borracho a casa por la mañana y meterse en la cama antes de que sus padres se levantasen a desayunar. No, él no quería ser de los que se levantan a las 8 de la mañana y desayunan tostadas con mermelada... ni de coña. Él quería seguir levantándose a las 2 de la tarde y comerse un plato de macarrones, o pizza que había sobrado de la noche anterior.
No quería tener que coger su coche todas las mañanas para ir a trabajar, quería seguir cogiendo su moto a toda velocidad y llegar tarde a todas las clases, o directamente saltárselas como si nada. Quería seguir siendo él mismo sin miedo a lo que el resto del mundo pensase de él, quería seguir haciendo lo que le venía en gana sin importarle lo que podía perder con cada gilipollez. Adoraba su vida de joven rebelde y punto. Le mataba la idea de verse atado a una chica, a una casa, a un trabajo, a una rutina... Él quería seguir follándose a una cada noche, quería seguir viviendo de sus padres sin mover ni un puto dedo, quería que cada día fuese diferente.
Tenía miedo a crecer, a que todas los momentos que vivía se perdieran para siempre, tenía miedo de no volver a ser el mismo nunca más y de convertirse en alguien como la gente que siempre había odiado, un hombre de negocios como su padre... un hombre arrogante, ocupado y serio sin tiempo para divertirse. Es triste pero no quería convertirse en alguien así... no quería ser un adulto decente, no. 
Tenía miedo a crecer...

30 de mayo de 2011

A veces pequeñas tonterías, pequeños gestos que se hacen en un minuto pueden cambiarte la vida para siempre. Si ella no hubiese dejado de mirar por la ventana no habría visto al chico que estaba sentado en frente, si aquella canción que estaba escuchando él no se hubiese acabado no se hubiese dado cuenta de que la chica morena que le estaba mirando era preciosa. ¿Y si no se hubieran sonreído? ¿Y si él no hubiese decidido lanzarse y no le hubiese preguntado su nombre? Probablemente si todas esas cosas hubieses sido diferentes ahora no estarían juntos, si cualquier cosa de esas hubiese sido diferente hace 3 años ahora no estarían a punto de casarse, no se querrían tanto... no serían tan felices. Recuerda siempre que la vida sorprende y que en cualquier momento, cualquier cosa puede hacer que todo cambie para siempre... 

23 de mayo de 2011

_





***

La felicidad es darse cuenta de que nada es demasiado importante.


***

19 de mayo de 2011

A veces pienso que...

LOS MOMENTOS BUENOS SIEMPRE SE ACABAN PERO NO SE OLVIDAN, LOS MALOS SE OLVIDAN PERO NUNCA SE ACABAN.

17 de mayo de 2011

Sentimientos escritos y olvidados cerca de una cuneta.

Odio tener tanto tiempo para pensar, tenía sueño y cerré los ojos pero no conseguía dormirme porque su puta imagen venía a mi cabeza como un salvapantallas automático, su sonrisa daba vueltas en mis pensamientos golpeando cada recuerdo. El sol calentaba mi cara, la música sonaba en mis oídos... Melendi canta Canción de amor caducada, me gusta esa canción. Sentía el rumrum del motor, me sentía bien por dentro, la ventanilla estaba bajada y el aire hacía que mi pelo bailase al son del tiempo, como en esas películas americanas en las que todo parece maravilloso. Respiraba paz y olía a naturaleza, árboles que pasaban rápido... Seguía pensando en él, en todos los momentos que le he tenido cerca, pensaba en las cosas imposibles que me gustaría que pasaran, en todas las cosas que le diría si tuviera la valentía necesaria, pensaba en todo lo que ha cambiado mi vida, y en todo lo que me gustaría que cambiase... y como si algún día fuera a decírselo o algo así saqué un cuaderno y un bolígrafo de la mochila que tenía entre las rodillas y aunque me mareé un poco empecé a escribir...


"Le he dado demasiadas vueltas a esto, he pensado mil formas de decírtelo... millones en realidad. Me he vuelto loca imaginando todas las cosas que me podrías contestar y creo que ya es hora de dejarme tonterías. Seré clara, breve, iré al grano... te quiero, sí y no como a un amigo, no... ojalá fuera así pero va a ser que no, lo siento. Sé que no voy a recibir una preciosa carta de color rosa respondiendo que tú también estás loquito por mi pero de todas formas quiero que sepas que yo si que lo estoy por ti, totalmente loca por ti pero en fin, ¿que se le va a hacer? Lo dicho, que te quiero."


Después de escribirla, arranqué la página del cuaderno, la doble por la mitad 3 veces y la tiré por la ventana lejos... no sé donde cayó, no sé que pasó con aquella carta, no sé si alguien la encontró después y se preguntaría quien la había escrito y para quien... una carta sin nombres, sin fechas, sin direcciones, nada. Solo eran sentimientos escritos y olvidados cerca de una cuneta y lejos de cualquier lugar. Soñé que él la encontraba y me venía a buscar y que sin decir absolutamente nada me besaba y me llevaba a lugar exacto donde encontró la carta... soñé que nos sentábamos allí juntos mirando al cielo y deseando que el tiempo se parara ahí, justo ahí.. pero solo lo soñé porque nunca pasó nada parecido, no encontró la carta, seguramente nadie la haya encontrado todavía y seguramente nadie la encontrará jamás... son solo tonterías.

13 de mayo de 2011

Te quiero.

Hoy en día se utilizan demasiado estas dos palabras, parece que empiezan a perder importancia, no se valoran tanto como deberían... te quiero. Dos palabras que pueden cambiarte la vida para siempre, estas dos palabras pueden hacerte la persona más feliz de este mundo o incluso todo lo contrario... Querer a alguien implica demasiadas cosas como para ir diciéndoselo a cualquiera, querer a alguien es algo bonito, fuerte, intenso... Dios mío todos los te quiero que habré soltado sin ton ni son, todos los te quiero que habré dicho sin pensar, sin sentir y todos los te quiero que me habré guardado para mi, deseando poder decirlos de verdad... sintiéndolos de verdad. Joder... que difícil es decirlo a veces ¿verdad? La de cosas que pueden hacer sentir dos palabras, la de cosas que se te pueden pasar por la cabeza, recuerdos, deseos y todo esto por dos simples palabras a las que muchas veces ni si quiera les damos importancia. Te quiero...

10 de mayo de 2011

Alguien dijo:

Todo el mundo trata de realizar algo grande, sin darse cuenta de que la vida se compone de cosas pequeñas.


8 de mayo de 2011

Alguien como... tú.

No lo entiendo. Es como si realmente mi vida fuera a ser así para siempre, como si las cosas que quiero nunca fueran a pasar. Como que mis sueños no se van a hacer realidad y mis deseos se fueran a quedar en el olvido de quien no quiso escucharme. A veces pienso que nunca tendré la valentía suficiente para hacer lo que quiero hacer, para vivir como quiero vivir... Y ahora mismo no estoy bien, estoy cansada y aburrida de mi vida y es como si nadie me entendiera, como si nadie quisiera entenderme. Vivo una decepción tras otra en cuanto a mí misma y a mis propósitos. Sigo despertándome cada mañana pensado que ese día será especial, será el día magnífico que tanto tiempo llevo esperando, y la verdad, no lo negaré... he vivido muchos momentos geniales y un tanto especiales y hay noches que me acuesto realmente feliz y satisfecha con mi vida pero también me he llevado demasiadas decepciones, también se han roto demasiados sueños, mi esperanza se está agotando y cada vez quedan menos sonrisas y suspiros para regalar. Cada vez lloro más por tonterías y siempre me rindo demasiado pronto. Y creo que necesito algo que me haga cambiar de idea, algo que me haga reaccionar y que me demuestre todo lo que tengo en mi vida. Algo o alguien como... tú.

7 de mayo de 2011

Una mirada.

Una mirada puede esconder muchas cosas. Una mirada puede hablar por ti, puede enseñarle a los demás lo que realmente sientes... Con una mirada puedes demostrar quien eres realmente y puede abrirles a los demás un mundo dentro de ti. 
Si no te atreves a decirle algo, si no eres capaz de expresarle lo que sientes, si quieres demostrarle quien eres y quieres abrirle tu mundo solo tienes que mirarle a los ojos y esperar a que vuestras miradas hablen entre ellas.

4 de mayo de 2011

Dos habitaciones diferentes.

Olía a esmalte de uñas y a colonia barata de esas muestras que regalan con las revistas, zapatos tirados por el suelo, y un móvil sonando encima de una mesita de noche de madera oscura. Ropa encima de la cama y una imagen reflejada en el espejo feliz. Salió corriendo a coger el teléfono, miró la pantalla. Era él.
- ¿Sí?
- Lidia se acabó.
- ¿Qué?
- Es mejor que te olvides de mi, de verdad.
- Pero... ¿por qué me dices eso? ¿Qué pasa? Yo... yo... no entiendo nada. Te quiero...
- Adiós Lidia, se acabó...
Y colgó, sin dar explicaciones, con ese pitido se acabaron muchas más cosas que una llamada. Se acabó todos esos meses juntos, todas esas citas. Se rompieron millones de sueños, de deseos,de momentos, ilusiones. De repente aquella tarde probándose toda esa ropa y esos zapatos, maquillándose y preparándose pareció la tarde más tonta y desperdiciada del mundo. Se arrancó el vestido y se metió en la cama. Lloró, su cara acabó negra del maquillaje pero le daba igual, todo le daba exactamente igual. Lo que ella no sabía es que al otro lado del teléfono había un chico más triste que ella todavía, en otra cama diferente, llorando también amargamente. Con unas palabras retumbando en su cabeza, las palabras que aquel chico le dijo mientras le apretaba fuerte el cuello. Se lo acarició todavía le dolía, y volvió a llorar... "No sé como lo harás, pero si no quieres que sufra no te vuelvas a acercar a ella. Soy capaz de cualquier cosa para conseguir que no esté contigo, no te la mereces" No te la mereces le dijo, no te la mereces... Pero la quería, la quería y la quiere, como a nada en este mundo y ahora la ha hecho sufrir, desearía correr hasta su casa y abrazarla, eternamente. Dos casas diferentes, dos habitaciones diferentes, dos camas diferentes, dos personas diferentes, pero el mismo sufrimiento y el mismo amor por la otra persona, y lágrimas, y más lágrimas. Te quieros susurrados al viento que se pierden entre olores y sueños rotos...

29 de abril de 2011

El curioso caso de Benjamin Button.

Uno nunca sabe lo que le espera.


Una película preciosa, la recomiendo. Esa frase me ha llegado la verdad, me ha hecho pensar... 
Bueno hoy no tengo mucho tiempo para escribir, porque son fiestas de mi pueblo y estoy nerviosa y emocionada. Lo siento mucho, pero empezaron el miércoles y las próximas dos semanas voy ha estar de fiesta total, aunque el lunes empiezan las clases... en fin. Ahora mismo me estoy preparando para salir esta noche, espero pasármelo de maravilla. Ya escribiré, gracias a todos y un beso.